¿Cómo saber si está financieramente listo para casarse?

Casarse es una decisión vital importante. Aparte de los cambios de estilo de vida que conlleva el matrimonio, también tiene un impacto importante en la situación financiera de una persona.

Como tal, es importante tener estas cuatro consideraciones para determinar si alguien ya está financieramente listo para casarse y formar una familia.

¿Ambos son financieramente maduros?

Ser financieramente maduro no significa que ambos sean ricos, en realidad está lejos de serlo. Simplemente significa que ambos están abiertos y dispuestos a hablar sobre el dinero.

He conocido a parejas a las que no les gusta hablar sobre sus finanzas. La mayoría deja que un solo cónyuge tome todas las decisiones financieras y presupuestarias.

Esto no es correcto en mi opinión. Los problemas de dinero suelen ser una fuente de estrés en una relación. Y cuando surgen problemas económicos, las parejas deben ser lo suficientemente maduras para encontrar una solución juntas.

¿Hablaron sobre el estado financiero del otro?

El matrimonio vinculará tanto sus bienes como sus obligaciones. Por lo tanto, es importante ser honestos con los demás sobre sus ingresos y, especialmente, sobre sus deudas pendientes.

También hablen sobre los hábitos monetarios de los demás. ¿Quién es el ahorrador? Quien gasta ¿Cuáles son las cosas que harán como pareja para vivir dentro de sus posibilidades?

Además, hable sobre las familias de cada uno. ¿Alguien tiene un padre, hermano o familiar económicamente dependiente? Si es así, ¿cómo afectará y encajará en su flujo de caja?

Esta es una buena prueba de la madurez financiera del otro, ya que ambos deberían estar dispuestos a poner todas sus cartas. Esto le permite evitar muchas discusiones y desacuerdos financieros en el futuro.

¿Puede permitirse casarse?

Durante sus discusiones financieras, simule su flujo de efectivo desde hoy hasta su primer aniversario de bodas. Esta es la mejor manera de ver si puede permitirse casarse.

Este ejercicio le ayudará a tener claridad, especialmente cuánto puede gastar en la boda. También tienes una idea realista de qué tipo de vida tendrás como pareja inmediatamente después.

Además, una excelente manera de saber si puede permitirse casarse es estudiar su flujo de caja individual. Si ambos pueden ahorrar al menos el 10% de sus ingresos, es una buena señal.

¿Ya tienes un plan financiero?

Muchas parejas gastan mucho tiempo y dinero preparándose para su matrimonio, pero no planifican su matrimonio, que es más importante.

Discuta y planifique lo que sucederá después de la luna de miel. Ambos deben estar en sintonía cuando se trata de cómo quieren que sea su futuro.

¿Vas a comprar una casa de inmediato? ¿O vas a vivir de alquiler? ¿O quizás vivir primero con los suegros? ¿Cuándo planeas tener un bebé? ¿Cuántos hijos quieres tener?

Aunque el futuro es incierto, es mejor tener metas financieras concretas para los próximos 2-3 años. Siempre puede ajustar y revisar sus planes a medida que se adapta a su nueva vida como pareja. Mis mejores deseos y felicitaciones!

Quizá también te interese: