¿Qué son los intercambios atómicos?

Los intercambios atómicos facilitan un intercambio peer-to-peer (P2P) de dos criptomonedas en diferentes blockchains. Al utilizar la tecnología de contrato inteligente, eliminando así la necesidad de intermediarios centralizados, los intercambios atómicos se pueden realizar tanto en la cadena como fuera de la red distribuida.

En 2012, Dan Larimer de EOS y Steemit lanzaron una red P2P llamada P2PTradeX, que algunos consideran el principal precursor de los intercambios atómicos.

En 2017, los primeros Bitcoin (BTC) y Litecoin (LTC) tuvieron éxito cambio fuera de la cadena, llevando el interés público hacia el potencial de esta nueva tecnología. Algunas de las nuevas empresas cifradas que desde entonces han adoptado la tecnología de intercambio atómico incluyen Komodo y Lightning Labs.

Cómo los intercambios atómicos resuelven los problemas de los comerciantes

Los intercambios centralizados tienen muchas deficiencias que pueden resolverse mediante intercambios atómicos. Su capacidad para operar sin plataformas centralizadas brinda muchas ventajas a los comerciantes.

  • Algunas de las deficiencias de los intercambios centralizados incluyen una mayor vulnerabilidad debido a la agrupación de activos digitales en un solo lugar. Esto proporciona incentivos para que atacantes malintencionados vulneren la seguridad de la plataforma.
  • Los intercambios centralizados son operados por personas que se ven obligadas a cometer errores o incluso a huir con fondos, como ocurre con el desafortunado negocio QuadrigaCX. En otros casos, los desarrolladores cambian involuntariamente los parámetros clave de la red, lo que lleva a un bloqueo permanente de los fondos de los usuarios.
  • Además, muchas de estas plataformas aún no han recibido un reconocimiento generalizado por parte de los reguladores. Aunque algunos de ellos (como Coinbase) están regulados, las agencias gubernamentales de todo el mundo aún no han llegado a un consenso sobre cómo administrar las monedas digitales. Y las plataformas reguladas siguen reglas proporcionadas por el gobierno, que a veces pueden no ser ideales para los usuarios.
  • Otro problema al que se enfrentan los intercambios de criptomonedas es la escalabilidad. Aunque las plataformas de negociación más populares pueden mantenerse al día con las altas actividades comerciales, hay muchos casos de bloqueos cuando aumenta el volumen de negociación.
  • Además, los intercambios tienen diferentes costos relacionados con los depósitos, transacciones y retiros. Por lo tanto, los intercambios atómicos pueden proteger a los comerciantes contra estos costos operativos bastante altos.

¿Cómo funciona un intercambio atómico?

Aquí hay un ejemplo para mostrar el proceso de un intercambio atómico:

John quiere intercambiar su ETH con Joyce, propietaria de LTC. John envía su ETH a un contrato inteligente y se le asigna una clave única. Luego le envía a Joyce la representación criptográfica de la clave. Como Joyce no tiene la clave, no puede acceder al ETH de John.

Joyce usa la clave hash para crear una dirección contractual que contiene su LTC. Usando su clave privada, John reclama el LTC de Joyce. Cuando John reclama su parte, Joyce también puede reclamar la suya.

En general, los swaps atómicos eliminan la liquidación fraccionada de transacciones; se intercambian todas las monedas o ninguna. Además de su naturaleza atómica, la tecnología está impulsada por un contrato inteligente que impone la funcionalidad de bloqueo de tiempo y hash. Estos contratos se denominan comúnmente contratos hash de bloqueo de tiempo (HTLC).

Por lo tanto, un intercambio está limitado en un hash y un tiempo. Dentro del hash, un intercambio solo puede tener lugar generando y divulgando datos específicos de la transacción, como claves privadas o sus representaciones. Un bloqueo de tiempo define la duración del contrato. Además, los dos candados evitan que cualquiera de las partes engañe a la otra.

Las ventajas de los intercambios atómicos

  • Los beneficios clave de un intercambio atómico giran en torno a su naturaleza distribuida. Por ejemplo, permite interacciones entre cadenas sin necesidad de terceros, como intercambios centralizados de criptomonedas.
  • Además, sin confiar en terceros la custodia de los fondos, los intercambios atómicos aumentan la seguridad de los usuarios durante una transacción.
  • La transacción P2P elimina o reduce significativamente los costos de negociación en comparación con la negociación de divisas en una bolsa de valores.
  • En algunos casos, un intercambio carece de una moneda elegida por un comerciante, lo que lo obliga a comerciar con intermediarios para alcanzar su criptomoneda preferida. Afortunadamente, los intercambios atómicos permiten el comercio rápido de monedas alternativas menos conocidas con características de interoperabilidad adicionales.

Desventajas de los intercambios atómicos

  • Los resultados de un intercambio atómico pueden verse obstaculizados por la tecnología central inherente a sus activos criptográficos participantes. Para un intercambio atómico exitoso, las criptomonedas involucradas deben estar impulsadas por redes descentralizadas que utilizan algoritmos hash similares. Por ejemplo, para intercambiar Bitcoin (BTC) de forma atómica, la cadena de bloques de la otra moneda debe utilizar el algoritmo hash SHA-256 de Bitcoin.
  • Las cadenas de bloques involucradas en un intercambio deben ser compatibles con HTLC e incluir funciones de programación adicionales.
  • Desde el hash hasta la compatibilidad con HTLC, los intercambios atómicos plantean problemas de privacidad. Los cambios basados ​​en blockchain también son fáciles de rastrear, y las monedas en un lado del intercambio se pueden conectar a su entrada correspondiente en el otro blockchain.
  • La generación actual de intercambios atómicos aún no se ha probado con grandes volúmenes de datos.

Intercambios atómicos: una conclusión

A pesar de algunas desventajas, los intercambios atómicos son una oportunidad para aumentar la privacidad y la seguridad al operar con criptomonedas. Como resultado, promueve la operatividad entre cadenas, que se está volviendo cada vez más importante, ya que en la actualidad ya existen más de 7.800 criptomonedas y muchas de ellas existen en silos. Los intercambios atómicos, junto con otros conectores de cadena de bloques, deberían seguir desempeñando un papel importante en la evolución de la industria nacida de las criptomonedas.

Quizá también te interese: